En un comunicado el viernes, el gobernador Greg Abbott dijo que las autoridades de salud locales pueden cerrar las escuelas si hay evidencia de un brote después de que los estudiantes ya hayan regresado al campus, pero no pueden cerrarlas semanas antes de que abran las escuelas.

Su declaración respalda una opinión legal emitida por el fiscal general de Texas emitida el martes.

Pero Abbott, quien emitió el comunicado con los principales funcionarios de educación, dijo que los distritos escolares podrían solicitar exenciones para mantener sus edificios cerrados más allá del máximo de ocho semanas del estado si creen que lo necesitan. La Agencia de Educación de Texas revisará esas solicitudes "caso por caso", según el comunicado.

Para leer el artículo completo, visite WFAA.com.

Compartir: