Dado que COVID-19 sigue siendo una preocupación constante, nos encontramos en la cúspide de otro virus más familiar que pronto competirá por nuestra atención: la influenza.

los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estima que durante los últimos cinco años, un promedio de 32,6 millones de estadounidenses al año tuvieron síntomas relacionados con la gripe. Desde 2010, cada año, la gripe ha causado entre 12.000 y 61.000 muertes.

Para leer el artículo completo, consulte el blog de Baylor Scott & White.

Compartir: